sexta-feira, 12 de fevereiro de 2016

Género, diferencias culturales y empresas: Reforma Penal


José Hurtado Pozo

Se ha repetido con frecuencia que la renovación de la legislación y de la dogmática penales
tiene como causa, entre otras, la innovación en la percepción de la persona sea víctima o
responsable del comportamiento delictuoso. Cambio debido a las profundas modificaciones
sociales, políticas y económicas. El cual ha sido promovido por movimientos sociales como
el de las mujeres contra la discriminación de género, el de los pueblos autóctonos en pro del
reconocimiento y respeto de sus diferencias culturales, el de las agrupaciones que exigen se
responsabilice penalmente a las empresas.
 
En cuanto a las diferencias culturales, además de su reconocimiento constitucional, la
doctrina y la jurisprudencia han progresivamente establecido criterios dirigidos a unificar la
aplicación de la ley penal. Un ejemplo es el acuerdo plenario de la Corte Suprema en el que
se trata en particular del papel de las rondas campesinas en el ejercicio de la jurisdicción de
las comunidades campesinas y nativas, pero que en realidad tiene mayores pretensiones al
tratar de establecer pautas interpretativas de las categorías penales considerando las
diferencias culturales. Las deficiencias de la regulación actual, tanto constitucional como
penal, se revelan claramente en la falta de sistemática y en el disfuncionamiento de la
jurisdicción común y de la jurisdicción de la comunidades, por ejemplo, en cuanto a la
delimitación de competencias.

Continuar a ler
 
Enviar um comentário